Co-creación SÍ, pero depende - Consultoría innovación Murcia | Design Thinking Lean Startup Co-creación
22461
post-template-default,single,single-post,postid-22461,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.5,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,menu-animation-line-through,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Co-creación SÍ, pero depende

Cuando nos preguntan sobre co-creación e innovación, siempre respondemos lo mismo: depende. No es lo mismo querer romper el paradigma de un sector que lanzar al mercado un producto que sustituya a otro; no es lo mismo estar en una fase exploratoria que convergiendo.

La co-creación entendida como un proceso en el que se le reconoce la capacidad para crear valor a otros agentes externos a la empresa (ya sean usuarios, clientes, proveedores…) casi siempre resulta útil aunque sólo sea por su especial virtud para inyectar aire fresco en las organizaciones y tocar tierra. Al mismo tiempo para que las empresas puedan empatizar con sus clientes y algo que no es baladí, para inspirarse.

Quizás el punto que más reflexión exige es cuando incorporamos en el proceso al usuario* / consumidor. Al final el éxito de la co-creación tiene mucho que ver con las personas que pones a colaborar. Es en estos casos cuando surgen las mayores dudas: ¿El usuario o el consumidor va a aportar? ¿Realmente va a tener conocimiento suficiente para poder generar algo nuevo? En líneas generales depende del tipo de usuarios*  (ya hablaremos de los lead users o los perfiles híbridos), del rol que tengan durante el proceso, del sector en el que estemos, y del tipo de innovación que estamos buscando.

Los usuarios crean mucho valor cuando hablamos de innovaciones incrementales, cuando queremos optimizar un producto, servicio o experiencia que ya existe, o cuando tratamos de explorar o confirmar hipótesis de hacia donde tenemos que ir.

 

Sin embargo, hay proyectos, aquellos en los que queremos ir más allá, cuestionar un paradigma o poner a prueba un sector en los que se consigue más impacto alejándose del rol de usuario, tomando distancia de la realidad y del uso/consumo habitual. Para estos proyectos funcionan muy bien otras estrategias como la hibridación con otros sectores. Aquí prima más encontrar enfoques o patrones alejados al nuestro que la experiencia tácita del usuario*. Eso no quiere decir que no tengamos que partir de una tensión social  o insight donde anclar la innovación. Sólo que el usuario en estos casos está cerca del problema pero más lejos de la solución.

La co-creación SÍ; es útil, efectiva y aporta mucho valor a las organizaciones; pero hay que saber para qué momentos y cómo. Casi todas las grandes innovaciones están hechas por usuarios con un problema que resolver; pero también por personas con el conocimiento, el propósito para resolverlo y una gran capacidad para soñar. Como decía; el impacto de la co-creación tiene mucho que ver con las personas que ponemos a crear.

 

*Usuarios, consumidores, clientes